arte

Identificando la personalidad de hijo a través del dibujo. “Test del árbol”

Desde el campo de la psicología, existen diversas estrategias para identificar algunos aspectos de nuestra personalidad y la de nuestros pequeños hijos.

  • Maestrik

4 min. de lectura
Identificando la personalidad de hijo a través del dibujo. “Test del árbol”

Existen diversas estrategias para identificar algunos aspectos de nuestra personalidad y la de nuestros pequeños hijos. Desde el campo de la psicología se han desarrollado diferentes test que nos trazan indicios de cómo nos sentimos frente a la vida, a nuestro desarrollo individual y, a su vez, el colectivo.

¿Cómo indagar en los sentimientos, particularidades y aspectos de la personalidad de nuestros hijos sin recurrir al lenguaje verbal? ¡Detente! ¿Notas la palabra clave en el primer mensaje? ¡Exacto! El trazo, ¡el dibujo!, un lenguaje que desarrollamos desde que somos unos pequeños infantes y que, sin necesidad de dedicarnos al arte profesionalmente, empleamos constantemente como forma de comunicación (Piensa en la escritura, de cualquier tipo, sea análoga o digital, contiene un sentido de dibujo en sí misma).

Ahora bien, ¿Cuál elemento de la naturaleza puede simbolizar la presencia y desarrollo de lo humano? ¿Alguno que te inspire distintas etapas de vida y proyección?

En esta ocasión te proponemos el árbol, como un símbolo del crecimiento personal que posee tres fases elementales en su constitución: aquello no visible que le ancla a la tierra (las raíces) – lo proponemos como nos soporta y representa nuestros deseos/impulsos-; lo visible y central de su constitución  que le otorga corporeidad y permanencia (el tronco) – lo que nos permite experimentar sensorialmente y relacionarnos con los otros-; y finalmente, lo que supera nuestra corporeidad y constituye nuestra consciencia cultural, social y colectiva (el follaje y las ramas).

Tomaremos entonces la figura del árbol como elemento simbólico a elaborar a través del dibujo. Esta actividad se ha denominado como “Test del árbol”, clasificado como una prueba proyectiva/gráfica, dentro del campo de la psicología, y teorizada por el psiquiatra Karl Korch. A través de este artículo, pretendemos darte unas pautas para comprender, en pequeñas medidas, características de la personalidad de tu(s) hijo(s) y/o hija(s), en una actividad sencilla y compartida que pueden disfrutar e, incluso, abrir al diálogo sobre aspectos que deseen trabajar en familia.

Para esta actividad necesitaremos (Materiales por persona):

  • Una hoja de papel bond blanco tamaño carta.
  • Lápiz de grafito.
  • Borrador.
  • Lápices de colores (opcionales).

Representando mi árbol:

Antes de iniciar esta actividad, nos ubicaremos en un espacio cómodo donde tengamos unas condiciones agradables para dibujar. Percatémonos de que en el entorno no tengamos una referencia de un árbol real (foto, cerámica, dibujos, vista exterior, por mencionar algunos). Para la fase de dibujo estimaremos máximo 30 minutos. El test original comprende dos momentos de dibujo, pero en este encuentro sólo emplearemos un ejercicio dibujo y su etapa de reflexión.

Fase de dibujo:

  • Tomaremos una de las hojas tamaño carta, un lápiz y borrador. Nos  plantearemos dibujar un árbol, lo más parecido a un árbol real (sin especificar qué queremos ver, por ejemplo, omitiremos que necesita de raíces, tronco, ramas, follaje); la indicación simplemente es dibujar un árbol real. El uso de colores no es obligatorio, pero los tendremos a disposición por si nos fluye el uso de éstos.

Fase de reflexión:

  • El tronco: A través del tronco nos afirmamos como sujetos afectivos; es el elemento que refleja lo que nos constituye en relación a nosotros mismos.
  1. Tronco recto hasta la base: Personalidad rígida, reservada, estricta, habilidad para la abstracción.
  2. Tronco recto a la izquierda y curvo a la derecha: Personalidad rígida consigo mismo pero abierto, amable y comunicativo con los demás.
  3. Tronco recto a la derecha y curvo a la izquierda: Personalidad rígida y un poco fría con cierta dificultad de comunicación.
  4. Tronco con ambos lados cóncavos: Personalidad sensible, emotiva, muy comunicativa y extrovertida.
  • La copa: Constituye las proyecciones, los deseos, el componente cognitivo y, a su vez, los deseos. Aquí tenemos dos elementos a analizar que son el follaje y las ramas:

El follaje:

  1. Copa de arcada con bucle: Parte superior del árbol con follaje en forma de arcos que están unidos por remolinos. Representa una personalidad que puede ocultar aquello que desea decir.
  2. Copa arcada: Parte superior del árbol con follaje en arcos sin entrelazarse entre sí. Representa una posible actitud defensiva por mostrar a los demás sus deseos y anhelos. Hay un control por la espontaneidad de las emociones y sentimientos.
  3. Copa en forma de trébol: Refleja una personalidad original y creativa.
  4. Copa con finales en punta: Refleja una personalidad que tiende a la agresividad.
  5. Copa sombreada: Puede reflejar una personalidad con alguna tendencia a la angustia o a repensar momentos dolorosos.
  6. Copa en forma de palmera: Puede simbolizar un fuerte deseo al cambio.
  7. Copa en forma de curvas abiertas: Puede representar una personalidad abierta, receptiva y perceptible a experiencias nuevas.
  8. Copa floreada: Refleja una personalidad tierna, fantasiosa, sentimental y dulce.

Las ramas

  1. Ramas de un solo trazo: Personalidad cálida y amable con tendencia a buscar lo bello dentro de lo desagradable.
  2. Ramas de dos trazos: Personalidad que percibe muy bien la realidad.
  3. Ramas tridimensionales: Personalidad deseosa a destacar con tendencia a la originalidad.
  4. Ramas en zig-zag: Personalidad firme y rígida.
  • Las raíces: Aportan información hacia la parte instintiva, el mundo inconsciente y la relación más profunda del ser. No es obligatorio representarlas pero si surgen podemos reflexionar sobre ellas a través de estas pistas:
  1. Ramas de un solo trazo: Nos hablan de una etapa aún infantil.
  2. Ramas de doble trazo: Nos hablan de una etapa de discernimiento a la realidad arraigados fuertemente en sus creencias.
  3. Tronco enterrado directamente en el suelo sin raíces visibles: Existe una emotividad que se antepone a lo instintivo. Puede indicarnos la personalidad afectiva y cálida.
  • El suelo: El suelo representa la conexión entre lo consciente y lo inconsciente. Es importante observar si se plantea o no ya que nos ofrece una sensación de firmeza, seguridad, entre otras, que podemos reflexionar con las siguientes pistas:
  1. Árbol sin suelo: Podría indicar la ausencia de un apoyo afectivo.
  2. Árbol con línea que cierra su tronco en la parte inferior: Indica una personalidad cerrada, algo obstinada.
  3. Línea de suelo distante con el árbol: Generalmente se interpreta como un distanciamiento con la realidad.
  4. Árbol sobre línea recta: Personalidad que se rige por las reglas, normas y directivas.
  5. Árbol sobre suelo de líneas seriadas: Indica una personalidad espontánea, comunicativa.

El análisis de este test puede complejizarse un poco desde el examen exhaustivo de la psicología. Es posible que surjan otros elementos dentro de la composición importantes a analizar.

¡Te invitamos que sea una actividad ensoñada! Que fluyan formas, composiciones, colores, si nuestra creatividad lo permite, que dialoguemos entre los participantes y contemos un poco por qué nos nace representar ciertas partes del árbol de determinada forma.

¡Seguramente saldrán a flote aspectos que enriquezcan nuestra construcción personal, del núcleo familiar y de nuestros círculos socio-afectivos!

Texto basado en el ensayo “Test del árbol” de Adriana S. Masuello – Grafoanalizando. (Disponible en internet)