familia

Tips para aprender a diferenciar poner límites de poner castigos

Una sana convivencia influye drásticamente en el comportamiento de los niños diariamente e incluso puede influir de manera positiva también, en las actividades académicas.

  • Maestrik

3 min. de lectura
Tips para aprender a diferenciar poner límites de poner castigos

Autor: Johanna Sanabria, profesional de Maestrik

Actualmente, el desarrollo de un niño depende en gran medida del trato que se le brinde en casa y la metodología que se lleve a cabo al momento de poner en claro las reglas o, mejor llamados, acuerdos de convivencia. Lo anterior debido a que una sana convivencia influye drásticamente en el comportamiento de los niños diariamente e incluso puede influir de manera positiva también, en las actividades académicas. Sin embargo, es normal que los niños no acaten los acuerdos establecidos y tengan un comportamiento inadecuado que no favorece en nada la convivencia en el hogar. En este apartado se torna indispensable aclarar la importancia de dejar claras a temprana edad, las consecuencias o situaciones que se puedan presentar en los caso en los cuales no se respeten los límites.

Es normal que los padres actúen, de manera que quieran imponer al niño un castigo teniendo el pensamiento de que este castigo logrará que el niño analice cuál fue el error y no volverlo a repetir. Sin embargo, esta técnica no tiene tantas ventajas como se espera, y no trae los mejores resultados; lo anterior debido a que es necesario que el niño analice e interiorice que es lo que está ocurriendo, de manera que logre entender las consecuencias de los actos. Entonces, ¿qué se recomienda hacer? En este artículo, te presentamos algunos tips que pueden llegar a mejorar la manera en la que se están manejando diferentes situaciones al momento de educar teniendo límites de manera que se logre entender el mensaje y la reflexión.

  • Comunicación, respeto y empatía: El primer paso y es fundamental en cada aspecto de nuestras vidas es la comunicación. En el caso específico de los límites, es necesario tener charlas en las cuales logremos explicar las consecuencias de ciertas acciones que se pueden presentar. Por otro lado, si es una situación nueva, es adecuado hablar con el niño respecto a lo que está sucediendo, de manera que siempre haya respeto y el niño sienta confianza para poder hablar y expresarse con toda la tranquilidad. En este orden de ideas, es sumamente importante que el niño pueda ver que estamos entendiendo la situación y aún así estamos dispuestos a hablar de una manera pacífica.
  • Sugerir diferentes opciones: En algunas ocasiones, no se torna tan fácil lograr convencer a un niño de que lo que está haciendo no es adecuado. Aun así, debemos entender que el niño posiblemente no tiene aún la capacidad de analizar qué podría pasar si continua haciendo la actividad específica. En este punto es importante ofrecer diferentes sugerencias, de manera que el niño logre apartar su atención de lo que está haciendo y se sienta interesado en las ofertas que está recibiendo; es en este punto es en el que le podemos explicar por qué su comportamiento es inadecuado, mostrándole las consecuencias que se hubieran podido presentar en caso de que no haber acatado las normas o límites establecidos.
  • Solución y consecuencias: Este último paso viene convirtiéndose en uno de los más importantes porque es aquí en donde el niño va a interiorizar los aspectos negativos de su comportamiento. Es por esto, que lo mejor por el momento sería encontrar una solución que se acople a los intereses del niño, de manera que sus actividades o comportamientos no afecten la convivencia, pero que el niño no se sienta cohibido o  que simplemente sepa que no debe hacer algo en específico sin saber el porqué. Es aquí en donde las consecuencias deben ser claras, así el niño logrará entender que si tiene un comportamiento que previamente se le dijo que estaba mal, se presentarán algunas consecuencias que no serán positivas para él.

Finalmente, es indispensable entender que no es bueno para los niños saber que en su hogar solo hay gritos, regaños y castigos. Si se encuentra la manera de dialogar las situaciones y buscar un punto en el cual se pueda tener una sana convivencia, el niño entenderá que para estar bien debe respetar ciertos límites.

En Maestrik queremos acompañarte a alcanzar tus metas. Es por esto, que te acompañamos en tu proceso de aprendizaje y formación con profesores particulares expertos en todas las áreas del conocimiento para acompañarte a ti y a tu familia. ¡Sube al siguiente nivel!


Reserva aquí tus clases particulares con Johanna Sanabria.