Gastronomía

La verdad sobre la nutrición

Nutrición es el estudio de la relación entre los alimentos y la salud. Como la define el Food and Nutrition Council (de la American Medical Association)

  • Maestrik

3 min. de lectura
La verdad sobre la nutrición

Autor: Claudia Gutiérrez Ramírez, profesional de Maestrik


Nutrición es el estudio de la relación entre los alimentos y la salud. Como la define el Food and Nutrition Council (de la American Medical Association), la nutrición es la “ciencia de los alimentos, los nutrientes y otras sustancias semejantes; su acción, interacción y equilibrio en relación con la salud y la enfermedad y los procesos por los cuales el organismo ingiere, digiere, absorbe, transporta, utiliza y excreta las sustancias alimenticias”. La nutrición se encarga de los requerimientos fisiológicos del cuerpo en cuanto a nutrimentos específicos, la forma de proporcionarlos mediante dietas adecuadas y los efectos de no satisfacer la necesidad de nutrientes. Además, la nutrición se preocupa de las implicaciones sociales, económicas, culturales y psicológicas del alimento y su ingestión. (...) (Laguna & Claudio, 2007, p. 199)

Hoy más que nunca, debemos estar informados respecto a nuestra alimentación. Hay muchos mitos y creencias limitantes sobre la alimentación. Esto ha llevado a las personas a hacer dietas constantemente para bajar de peso, sin supervisión de un doctor o nutricionista, dietas que no entienden y que normalmente bajan de peso pero que al terminar la dieta incrementan sus kilos perdidos y otros extra, a los que se le llaman “rebote”.

Existe mucha información en línea sobre la alimentación, nutrición y miles y miles de dietas. Pero, ¿cuál es la dieta correcta?, ¿cómo saber cuál seguir?, ¿cuál va a ser la efectiva que te ayude a bajar de peso y a tener una vida saludable?

La única verdad es que somos seres bio individuales, esto significa que todos somos diferentes, que lo que me cae bien a mi no necesariamente a ti. Es por esto, que es necesario conocer tu cuerpo, saber que le cae bien, que le inflama, que te cae mal, etc. Y entonces entender qué dieta es la que debes de seguir. Es decir, las famosas dietas no son para todos.

Dicho esto, la palabra “dieta” está mal empleada, no significa necesariamente estar en una dieta restrictiva o en un determinado régimen alimentario. Una dieta es todo lo que comemos y tomamos a diario, con el único fin de saciar nuestra hambre y nutrirnos.

Es por todo esto que la única manera de conseguir una salud integral, es estar informados, sobre diferentes temas de salud (manejo del estrés, descansar adecuadamente, ejercicio, tener hábitos saludables, etc.), y el más importante es la nutrición. Se debe tener el conocimiento adecuado para recetarte o recetar a alguien más una determinada alimentación que vaya de acuerdo a su estilo de vida. Cabe mencionar que todo está relacionado; es decir, no puedes decir que comes “nutritivo”, pero no haces ejercicio, no te hidratas bien, no meditas, etc. Es por esto que se llama salud integral.

En muchas consultas escuchamos a las personas decir que no pueden con sus antojos, que no tienen fuerza de voluntad y rompen su dieta y por lo tanto tienen sobrepeso. El secreto que no sabes es,que si tu cuerpo está nutrido; es decir, que cuenta con todos los nutrientes esenciales para realizar sus funciones y mantenimiento, no tendrás antojos, hambre descontrolada o necesidad de comer después de haber ingerido alimentos un par de horas antes. El cerebro manda a tu estómago esa señal de antojo o de hambre porque le falta algo; puede ser un macronutriente (proteína, grasa y carbohidrato), un micronutriente (vitaminas y minerales) o está en un proceso de deshidratación.

Entonces puedes ser una persona muy delgada o puedes incluso tener sobrepeso u obesidad y estar desnutrido.

La única manera de tener esa dieta balanceada es tener el conocimiento de qué comer, cuánto comer y cómo combinar los diferentes grupos de alimentos para tener todos los nutrientes que tu cuerpo te pide para conseguir un peso saludable.

Antes de comenzar con tu cambio, es muy importante que consultes con tu médico o nutriólogo para que te realice los estudios que requieres para saber que el camino que vas a recorrer es el correcto para ti.

Nutrir tu cuerpo debe ser lo más sencillo posible. Es decir, regresar al origen. Cuando nuestros antepasados consumían vegetales, frutas, germinados, semillas, frutos secos. Es en estos alimentos donde se encuentran todas las propiedades nutricias que tu cuerpo requiere.

Tienes que olvidarte de los alimentos ultra procesados, llenos de: químicos (como el glutamato monosódico, dióxido de titanio, entre otros), colorantes (como el amarillo 2G, amarillo V, rojo 2G entre otros), azúcares añadidas (como el jarabe de maíz de alta fructuosa, caramelo cáustico, etc.), sodio en exceso, grasas parcialmente hidrogenadas, etc. Estos alimentos son los responsables de muchas de las enfermedades como la hipertensión, sobrepeso, obesidad, diabetes, síndrome metabólico, insuficiencia renal, cáncer, Alzheimer, parkinson, entre otras.

Es por todo esto que regresar al origen tiene sentido. Tu cuerpo necesita:

  • Carbohidratos: semillas, granos, harinas integrales, leguminosas, cereales, verduras, hortalizas y frutas.
  • Proteínas: carne, pollo, pescado, huevo, proteína vegetal (cereal + leguminosa).
  • Grasas: aceite de coco, aceite de almendra, aceite de oliva, aceite de aguacate, Ghee, aceite de cacahuate, aceite de ajonjolí.

Si sigues estos consejos, puedes tener una idea más clara de cómo comenzar a realizar tus cambios de hábitos, en la alimentación y en tu salud.


Reserva aquí con Claudia Gutiérrez Ramírez tus clases de nutrición, cocina internacional, pastelería, sushi.