arte

El dibujo como medio de expresión de los niños

Sobre la importancia del dibujo, del gesto artístico y de actividades alternativas que nos permitan estimular nuestras capacidades cerebrales.

  • Maestrik

3 min. de lectura
El dibujo como medio de expresión de los niños

El dibujo podría considerarse como el gesto artístico innato que todos poseemos. Desde nuestras primeras edades de vida la idea del dibujo nos atrae natural y poderosamente. Recuerda cuando te has fascinaste por las huellas de un animal en la tierra, te encantaste por la estela que un avión trazó en el cielo, te preguntaste de dónde surge o dónde termina esa línea de colores que forma un arcoíris o incluso jugaste a saltar las baldosas que encontrabas en el andén evitando tocar las uniones.

En todas estas acciones mencionadas nos atraen dos elementos muy específicos que se involucran en el dibujo: El punto y la línea. Es increíble cómo desde pequeños estos dos componentes nos llaman altamente la atención y, a partir de su uso consciente o inconsciente, elaboramos composiciones de diversos aspectos en los cuales describimos o hallamos infinidad de figuras.

Quizá no lo recuerdas pero en tus primeros dibujos rayaste sin limitaciones sobre la superficie de un papel, pusiste algunos puntos alrededor para darle un toque especial y le contaste a tus padres que habías retratado sus rostros, el de tus abuelos, a tu perro, un paisaje, entre otros, y ellos, sorprendidos al no poderlo distinguir, expresaron su deslumbramiento por tus capacidades artísticas y, en especial, imaginativas.

Según el artista Wassily Kandinsky el punto y la línea son unidades que le otorgan sentido a nuestro universo desde pequeños. Son elementos que, prácticamente, inician siendo un dibujo, lo que artísticamente podríamos considerarlo así, y en nuestro desarrollo se van involucrando en algo elemental como la escritura. (1952, Punto y línea sobre el plano: Contribución al análisis de los elementos pictóricos). La escritura es una forma de dibujo y ella, claramente, el punto y la línea determinan un papel importante.

Algunos artículos científicos revelan que la escritura analógica, al emplear nuestra mano y un insumo asible (no necesariamente un lápiz de grafito, también puede ser un lápiz digital), nos permiten ejercitar diversas zonas de nuestro cerebro afianzando procesos de aprendizaje y de formación de nuestra motricidad fina. (Por qué es mejor que sigamos escribiendo a mano. 2016. BBC News Mundo).

¡Así es cómo el dibujo pertenece hace parte de nuestros lenguajes expresivos! Dibujar no sólo se restringe a desarrollar capacidades artísticas sino también de comunicación, físicas e, incluso, emocionales. Te proponemos 3 actividades para que realices en pareja, acercándose a este lenguaje y así expandir sus universos expresivos:

Animales a ciegas

Materiales:

  • Hojas de papel bond tamaño carta de cualquier gramaje.
  • Lápices de grafito, color, lapiceros, marcadores, crayones. (Elije los que sean de tu preferencia).
  • Una pañoleta o antifaz cómodo que te permita cubrir los ojos y no visualizar.

Actividad:

Tomamos una hoja y un elemento para dibujar. Nos cubrimos los ojos percatándonos de que sea imposible observar la superficie sobre la que rayaremos. Acuerden mutuamente un animal para representar en el papel y dibújenlo sin visualizar. Una vez terminemos nos destapamos los ojos y miramos cuál es el resultado de nuestro dibujo. ¡Siempre se van a sorprender y divertir con lo que resulta!

Dibujos sensoriales

Materiales:

  • Hojas de papel bond tamaño carta de cualquier gramaje.
  • Lápices de grafito, color, lapiceros, marcadores, crayones. (Elije los que sean de tu preferencia).

Actividad:

La idea es explorar distintas partes del cuerpo para interactuar y trasladar sensaciones al papel. Uno de los dos debe sugerir con sus dedos una figura o palabra sobre la espalda, brazos, hombros, cabeza, del otro y éste debe dibujar lo que siente sobre el papel. No podremos explicarle verbalmente al que dibuja cuál es la figura o palabra, en caso de que observemos la esté haciendo muy distinto a lo que sugerimos. Posteriormente cambiamos de roles ¡Sentirán que sus mentes se estimulan adivinando cuál es la figura a representar!

Dibujo sorpresa

Materiales:

  • Hojas de papel bond de 50 x 35 cms. de cualquier gramaje.
  • Lápices de grafito, color, lapiceros, marcadores, crayones. (Elije los que sean de tu preferencia).

Actividad:

Para esta actividad utilizaremos un papel de tamaño más grande. Nos ubicamos en espacios distintos o al menos a una distancia prudente donde no podamos visualizar qué está dibujando el otro. Empezamos a dibujar en uno de los extremos del papel y doblamos, tapando lo que hemos representado, dejando a la vista apenas una línea. Con el papel doblado, cubriendo lo que hemos hecho, intercambiamos los dibujos. Cada uno debe continuar empleando la línea que está a la vista, representando lo que desee, imagine, sin descubrir qué hay dentro del doblez. Repetimos esta dinámica hasta que no quede parte del papel sin dibujar.

En ningún momento del proceso hemos visto qué composición hemos obtenido entre los dos. Al finalizar, cada uno debe quedar con el papel en el que inició a dibujar. Desdoblamos el papel por completo… ¡de verdad que les gustará descubrir todo un universo que nunca planearon dibujar!

-

Estas son algunas actividades sencillas y lúdicas que alternan la manipulación tecnológica o rutinaria que cada uno pueda ejercer en el día. Son ejercicios en lo que podremos jugar, divertirnos y dibujar sin buscar un propósito estético específico sino como una herramienta para consolidar ese lenguaje artístico que nos pertenece desde pequeños.